Percibir la vida desde el Feng Shui

A partir de esta semana y  a través de varios artículos espero explicarles que es para mí el feng shui y como puede ser una herramienta muy poderosa para mejorar sus vidas.

Todo comenzó hace siete años atrás, cuando me encontraba viviendo en un departamento de la década de los cincuenta que pertenecía a la familia materna de mi marido, estuvo varios años arrendado como oficina y a pesar de toda una remodelación,  yo me sentía incomoda con su energía, a esto se sumó que con mi marido trabajamos muchísimo pero sin el reconocimiento o sueldos que esperábamos, teníamos un auto viejito, sueños de viajes y emprendimientos que veíamos muy lejanos, las relaciones personales con amigos y familias  eran buenas pero podrían ser mucho mejor y ha todo esto se agregó que uno de mis hijos se enfermó súbita y gravemente.

Todas las circunstancias anteriormente descritas me llevaron a reencontrarme con mi lado intuitivo, místico y espiritual  que de niña me hizo vivir en una realidad mágica y que por el fuerte ritmo de vida lo había olvidado. Comencé a meditar, hacer Yoga, asistir a talleres de Ángeles, de plantas medicinales, sanación con cristales, hasta llegar al feng Shui.

Una tarde una muy buena amiga me pidió que la acompañara a un taller práctico sobre feng shui, cuando escuche por primera vez esta palabra china la encontré extraña y se me imagino un tema muy complejo y ajeno a mi vida.

Pero ese sábado en la tarde algo cambio en mi vida, se abrió una ventana a una forma de percibir mi entorno que me acompaña hasta hoy. Feng Shui significa “viento y agua”, es un arte milenario del flujo y contención del Chi (Qi) o energía vital, este arte te ayuda a comprender que tú casa, departamento o el lugar donde vives, es el reflejo de tu alma.

Me fascino el hecho que uno de los principios de este arte, es que a través de los cambios en lo tangible o elementos materiales que te rodean puedes cambiar lo intangible o la energía de tu entorno y de esta forma lograr un equilibrio, la tan deseada armonía.

El Chi (Qi) o energía vital es esparcido por el viento y es contenido por el agua, es la fuerza vital contenida en todas las formas del universo, es invisible pero todo lo impregna. El Chi es para el organismo viviente, lo que la electricidad es para cualquier aparato eléctrico, sin ella, es imposible que funcione, a la vez si esta energía no fluye en forma correcta o se estanca se generan cortos circuitos y si fluye en forma armónica es beneficiosa para nuestro entorno y para nosotros mismos.

El objetivo principal de esta disciplina es identificar el Chi, retenerlo si es positivo o evadirlo si es negativo. Para esto el feng Shui estudia cómo nos afecta lo que nos circunda, desde las calles, los edificios, las montañas, los ríos, hasta la estructura y el uso del color, las luces, los materiales, las ubicaciones de los ambientes, la correcta ubicación de los objetos y la influencia de los campos electromagnéticos sobre nuestra salud.

El Chi es como el suave vapor que sale de la olla del arroz cociéndose y que todo lo inunda.

 



SUSCRÍBETE