Taller Lineal: creación y enseñanza artística

Taller Lineal: creación y enseñanza artística

El taller cuenta con varias artistas que crean y venden sus obras, y además enseñan sus técnicas. Una de ellas es Karin Wehrhahn, quien está desde el inicio del taller en 2007.

Karin tiene 32 años y lleva casi siete años en el taller. El lugar, ubicado en Vitacura, se compone por una casa remodelada y adaptada para poder llevar a cabo los talleres de las distintas técnicas que trabajan.
En total son seis las artistas que allí se encuentran, no todas imparten clases pero sí al caminar por los pasillos, piezas y paredes de la casa puedes ver las distintas creaciones, desde cuadros, pasando por cerámicas y llegando a esculturas. La casa llena de ventanales y rodeada de árboles, arbustos y floras, le da un brillo especial a cada pieza artística que tienen, además de un ambiente armonioso de trabajo y tranquilo.
Pero esto no es solo una sensación; a diferencia de muchos artistas, prefieren trabajar con la menor toxicidad posible, tanto por los niños que asisten como por las alumnas embarazadas, cuidando así el ambiente en el que se trabaja. Karin explica que intentan “no usar ácido, no usar agua ras, siempre que esté lo más limpio posible, siempre intentamos regular la toxicidad”, y si cualquiera de las artistas tiene una extrema necesidad de usar esos materiales, se cuida con que sea en un sector que da hacia fuera de la casa, así no se contamina.
El taller partió con solo clases; de grabado y pintura, y con solo una alumna. Hoy solo ella tiene alrededor de 30 alumnas, mientras que su compañera, Daniela Ricciardi, cuenta con 20 alumnas. Ahora imparten clases de todas las técnicas que las artistas usan: grabado en metal, mosaico, pintura óleo y acrílico, cerámica, batik, de pintura y creación. Los talleres no solo son para adultos, también existen cursos para niños desde los 4 a los 12 años.
A diferencia de otros talleres, existe un gran énfasis en las propias creaciones, por ejemplo en cerámica. Karin, que enseña pintura, grabado y cerámica, dice lo que más le gusta es trabajar la materialidad de las cosas, lograr muchas texturas diferentes para darle un sentido diferente a lo que hace. Esto se refleja en lo que enseña, por ejemplo, cerámica; sus alumnas no toman el plato listo para solo pintarlo y luego meterlo al horno, ellas trabajan desde el principio con el material para darles la forma que quieren, usando moldes del taller o creaciones propias, para luego, como paso final, pintarlas.
“La idea es enseñarles a hacer, a trabajar con el material, a expresarse con el material”, explica Karin.
Las clases parten de lo básico para que las alumnas entiendan cada proceso y finalmente sean capaces de trabajar solas. Un ejemplo es el grabado en metal, que “la gente parte súper de lo básico, parte un poco jugando con el grabado para explicarles el tema de la matriz, que se invierte la imagen. La primera clase se recortan cartones, una forma muy rústica. Después de apoco nos vamos metiendo en el grabado en metal que es lo que enseñamos”, cuenta Karin.
En Taller Líneal, además, se da la posibilidad que las mismas alumnas puedan vender sus creaciones, siendo incluido su arte en la casa y hasta en algunas de las exposiciones en las que participan.
Han participado en distintas exposiciones, tanto en colegios como la Scuola Italiana, como en corporaciones o centros culturales, como el de La Reina. Una de las más exitosas tuvo lugar en las Casas de lo Matta, que fueron 12 expositoras tanto de escultura como de grabado y donde llenaron el lugar.
Karin, además de seguir con su arte y clases, también trabaja en encargos más personalizados y específicos. En este momento se encuentra realizando los premios de Mujer Impacta en cerámica, donde cada uno de los ocho, es diferente al otro.
Para ver más de las piezas y creaciones artísticas, se puede ingresar a la página de Taller Lineal, donde se encuentra también la información detallada de los cursos que se imparten.

www.tallerlineal.cl



SUSCRÍBETE