Caleta de Libros: fomento del libro y diálogo con la comunidad

Caleta de Libros: fomento del libro y diálogo con la comunidad

El verano de 2014 fue la primera experiencia de este enriquecedor proyecto, basado en la premisa de utilizar espacios no convencionales, es decir que no sean los clásicos destinados a la lectura como bibliotecas públicas, colegio y hogares, y combinarlo con el tiempo de ocio de habitantes y turistas de dos Caletas del Maule, séptima región.

Con esa idea en mente, partimos la carrera: hablar con sindicatos de pescadores, municipios, maestros carpinteros, diseñadores, editoriales, bibliotecarios, para en un segundo momento, conseguir el financiamiento para instalar los dos Puntos de Lectura y Sistema de Préstamo de libros. Gracias a un primer fondo del libro, logramos con éxito desarrollar Caleta de libros Duao y Caleta de libros Curanipe, ambos con apoyo de toda la comunidad, 200 libros, sillas de playa, toldos, estantes, mesas para los niños y actividades de fomento lector de miércoles a domingo durante la temporada estival.

¿El resultado? Más de 250 inscritos dispuestos a leer en sus vacaciones algún libro del catálogo integrado por una gran diversidad de géneros como novela, cuentos, antologías, poesía, teatro, guiones, humor, bienestar, poesía,  entre muchos otros, clasificados para primeros lectores, literatura infantil, juvenil y adultos. ¡Nadie queda fuera de Caleta de libros!

Una vez finalizado el proyecto los libros fueron donados a la comunidad por medio de la Escuela Pública de Curanipe  y en el caso de Iloca, a un colegio donde hacía clases una de las mediadoras. Yasí, sin casi darnos cuenta, desde el segundo semestre de 2014 empezamos de nuevo las gestiones para implementar Caleta de libros 2015.

Luego de detectados los posibles lugares de emplazamiento e iniciadas las primeras conversaciones (más de 10 municipios estuvieron interesados), presentamos la propuesta al Consejo Nacional de la Cultura y Las Artes y en articulación al Plan Nacional de Fomento lector, quienes confiaron en nuestro equipo, iniciamos esta segunda etapa para aventurarnos en dos nuevos Puntos de Lectura Veraniega: Arica y Cartagena.

Un carro triciclo que presta libros en movimiento

Y así, con muchas interrogantes y mucha energía, empezamos este nuevo desafío que implicaba pensar la infraestructura para responder a la geografía de cada territorio y hacer selecciones de libros pertinentes a la realidad lectora de cada lugar beneficiado.

En Arica, se decide hacer un carro lector, ubicado en playa La Lisera, lugar obligado del encuentro veraniego ariqueño. Es un carro –triciclo especialmente creado para el proyecto Caleta de Libros.  El diseño está hecho en base a una estructura sólida y liviana que permite el almacenamiento y exhibición de libros.  El móvil posee un techo desplegable y mobiliario que se convierte en un espacio donde es posible realizar distintas actividades de fomento de la lectura”

Clave ha sido el trabajo con la Universidad de Tarapacá, quien con un equipo de jóvenes lidera el trabajo con los mediadores y la difusión del proyecto, prestando libros, inscribiendo lectores y realizando animación a la lectura de forma permanente. Igual de importante fue la ayuda del Municipio, quien veló por los permisos municipales para la instalación y movimiento del carro, ayudando también con el lanzamiento y otras necesidades que significaban asumir los desafíos de la distancia entre Santiago y Arica en términos de costos y gestión; donde también fue vital la colaboración de la empresa Tur bus, quien asumió generosamente todos los traslados. Finalmente, el Consejo Regional de la Cultura realizó un gran aporte en libros y actividades, entre muchas otras colaboraciones que visibilizan la importancia del trabajo en redes para lograr proyectos de largo aliento en regiones.

A la fecha todos los ariqueños saben del espacio y están consientes que luego este quedará para la comunidad, siendo responsabilidad de todos cuidarlo.

 

El primer kiosko lector

El segundo Punto que da vida a Caleta de Libros 2015, con igual nivel de desafíos por la gran cantidad de población que recibe, es el balneario de Cartagena. En esta ocasión se optó por un kiosco lector ubicado en la Terraza de Playa Grande de Cartagena.  El Kiosco lector es un espacio especialmente diseñado para el proyecto Caleta de Libros, construido en base a una estructura de metal y cubierto por placas de terciado marino. En la parte exterior se encuentran impresas una serie de piezas gráficas que muestran aspectos de la identidad de Cartagena y su gente, donde juega un papel importante la figura del poeta Vicente Huidobro cuya tumba se encuentra en esta ciudad.  Al abrir el kiosco surgen espacios que permiten la exhibición de gran cantidad de libros, la realización de lecturas y actividades de fomento de la lectura para toda la familia.

A la fecha, se han realizado lanzamientos de libros, animación lectora, donaciones de libros de autores locales, siendo más de 350 en Cartagena y 250 los libros en Arica, destacando la colaboración de editoriales como Quilombo, Piedrangular, Editares y Cinosargo, entre muchos escritores independientes que lo han hecho de forma directa.

Y como no queríamos dejar de estar presentes en El Maule, estamos preparando junto a la donación de amigos, familiares y empresas como NIDO, una caja lectora que apoyará el proceso de lectura recreativa para niños de espacios vulnerables de Curanipe, uno de los lugares beneficiados por Caleta de Libros 2014. ¡En marzo te estaremos contando esta y otras novedades que la Corporación Espacio Creamundos tiene para sorprender el 2015!

Si quieres saber más puedes escribirnos a caletadelibroschile@gmail.com o visitar nuestra web www.caletadelibros.cl o fanpagehttps://www.facebook.com/caletadelibrosChile



SUSCRÍBETE